Una de la imágenes más impactantes del partido fue ver a<strong> James Rodríguez llorando desconsoladamente</strong> cuando el colegiado César Ramos decretó el final del partido. Eran lágrimas de alegría por alcanzar un sueño que tanto le ha costado conseguir a uno de los jugadores con más talento que ha dado el fútbol colombiano en su historia.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *