Un autobús articulado, de esos que recorren las ciudades como los gusanos de Dune, mide 18 metros. Súmenle una cuarta más de cortesía, 18 centímetros o así, y tendrán una imagen de lo que el martes bien de noche saltó Jordan Díaz, un joven español de Guadalajara nacido en La Habana hace 23 años, en tres botes, hop, step, jump, tres apoyos de centésimas de segundo en el suelo, dos del pie derecho, uno del izquierdo, tres rebotes hacia adelante.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *