Sorpresa en Ipurua, o no tanto, porque el Eibar ha perdido ya en las últimas tres fases de ascenso después de estar a un paso de subir a Primera. Los aficionados eibarreses, que han visto en las tres últimas temporadas cómo el impulso directo a la máxima categoría se escapaba por pequeños detalles, se resignan de nuevo al destino de la fase de promoción. Esta vez le tocó en la semifinal, frente a un Oviedo que partía como víctima y al que no le bastaba el empate, ya que tenía que ganar a domicilio. Hace 15 días recibió cuatro goles en el último partido de Liga en el mismo escenario; esta vez no encajó y marcó dos para buscar la última plaza disponible, otra vez a doble partido, con el Espanyol, que lleva ventaja (0-1) o frente a su eterno rival, el Sporting.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *