Thierry Ndikumwenayo habla muy bajito, pero a la vez, en realidad, lo hace muy alto, en la zona mixta, unos minutos después de haber logrado su primera gran medalla como español, el tercer puesto en la final de los 10.000m del Europeo de Roma. “Necesitaba esta medalla”, dice aliviado mientras da pequeños sorbos a una botella de agua. El atleta nacido en Burundi y nacionalizado español en 2022 no tiene el carácter volcánico de Jordan Díaz, que saltaba y se lanzaba hacia la grada para chocar las manos con su gente la noche anterior. Este joven de 27 años, callado, reservado, apretó los puños, se hizo las fotos con la bandera y se marchó del Olímpico.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *