<strong>Ferrari vuelve a ganar una carrera a Red Bull y de nuevo es Carlos Sainz</strong>, como en Singapur 2023, el que logra doblegar al coche imbatible. <strong>La hazaña de Sainz</strong> merecería un documental completo si fuera británico como Lewis Hamilton, con una <strong>victoria </strong><strong>15 días después de ser operado</strong> de apendicitis y con tras incisiones aún en su abdómen, que le tienen que haber molestado en el potro de tortura que es un F1 para el cuerpo. <strong>’Smooth Operator'</strong> como le pusieron en McLaren por la canción de Sade, <strong>los ha intervenido a todos en el GP de Australia, con y sin anestesia.</strong>

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *