<strong>El desenlace del Grupo C de la Eurocopa fue de esos que entusiasma a los amigos de la cábalas</strong>. Lo normal es que después de tres jornadas el grupo quede definido sin necesidad de recurrir a los criterios de desempate. No fue ni mucho menos el caso que nos ocupa. Para saber la posición final de Dinamarca y de Eslovenia hubo que recurrir al séptimo criterio, el de los puntos disciplinarios.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *