Tenemos que hablar de lo que el Real Madrid le está haciendo a la estadística. Su racha de victorias en las finales de Champions —este sábado logró la 15ª copa de Europa— es un dato alucinante, una secuencia improbable que deja sin palabras a los que, como yo, creemos en el poder de los números para explicar fenómenos naturales. Desde 1998, los blancos han jugado nueve finales y las han ganado todas, en una secuencia que amenaza a la probabilidad.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *