Italia ha superado a España en el ranking UEFA. Otra de esas clasificaciones sin la que podríamos seguir durmiendo a pierna suelta. Pero es interesante ver cómo la Serie A, lentamente, se ha levantado de su caída a los infiernos tras haber sido la mejor liga del mundo (gloriosos 90), para convertirse hoy en un campeonato relativamente igualado, divertido y en el que el control del gasto se ha impuesto por encima de los sueños y delirios de los grandes empresarios que lo hundieron antes de pegarse la fiesta padre. Los Cragnotti, Berlusconi o Moratti que huyeron o vendieron los clubes después de comprarse todas las estrellas que cabían en el firmamento. Hoy no hay rastro de un Batistuta, un Totti, algo parecido a Kaká o un goleador con la clase y la eficacia de Van Basten o Weah. Y da igual. Ganó el Inter esta temporada, el año pasado lo hizo el Nápoles y el que viene quizá sea el Milan. La próxima temporada, por primera vez, la Serie A tendrá cinco equipos en Champions.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *