Hacían más de 20 grados en Mánchester este domingo y lo contemplaba una multitud en mangas cortas cuando Pep Guardiola salió del vestuario el último, después de sus futbolistas y sus ayudantes, y después de que la plantilla del West Ham se hubiera distribuido entre la hierba y el banco. Iba revestido con un jersey de lana de cuello de tortuga, de los gruesos, de esos que sirven a los pescadores del fletán en el Mar del Norte. He aquí un supersticioso, señaló la prensa británica. El uniforme que le había protegido durante el duro invierno, a lo largo de la racha de 32 partidos invicto que inició tras caer contra el Villa el 6 de diciembre, acompañó al entrenador del City en la última jornada del campeonato y no se lo quitó hasta que no se confirmó la victoria. Si hubo que invocar a los poderes sobrenaturales, lo hizo. Porque si de algo estuvo seguro el técnico de Santpedor fue que esta Premier sería la más difícil de ganar de las ocho que había acometido. Se lo advirtió a sus jugadores antes del primer partido del curso, contra el Burnley en pleno agosto: “Este año llevaremos la mochila más cargada de piedras que nunca”.

Seguir leyendo

Cuatro españoles nominados a mejor técnico

Pep Guardiola, Mikel Arteta, Unai Emery, Andoni Iraola y Jürgen Klopp, cuatro españoles y un alemán, son los nominados para el premio al mejor entrenador del año de la Premier que para muchos analistas británicos ha sido la más reñida de la historia. Sería una sorpresa que la condecoración —que se prevé que se publique hoy— no acabe en manos de Guardiola. 
A sus 53 años, el técnico catalán ha superado a Matt Busby y ahora se codea con George Ramsay (Aston Villa), Bob Paisley (Liverpool), y  Alex Ferguson (Manchester United), únicos entrenadores que ganaron más de cinco títulos de la primera categoría del fútbol inglés.

“En términos de números ni el Liverpool de Paisley, ni el United de Ferguson fueron mejores que nosotros en puntos conseguidos, goles anotados y ligas sucesivas”, dijo Guardiola tras lograr su sexta Premier este domingo. “Si me hubieran dicho que ganaría seis Ligas en ocho años cuando firmé por el City habría pensado: ‘¿Estás loco?’ No podía imaginármelo. Es increíble”. 

Guardiola, que acaba contrato en junio de 2025, reflexionó sobre su futuro. “El año pasado tras ganar el triplete pensé: ‘Se acabó. ¿Qué hago aquí?’ Ya no quedaba nada por ganar. Pero tengo un contrato aquí. A veces estoy contento, a veces tengo malos días. Todavía disfruto. A veces me encanta. En agosto empecé a pensar: ‘¿Por qué no? Nadie ganó cuatro Premiers seguidas. Ahora busco otra motivación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *