Un nombre y una palabra resumen el segundo partido de los cuartos de final de la Liga Endesa celebrado en el Santiago Martín: <strong>Satoransky y orgullo</strong>. El base checo del Barça se adueñó del escenario y jugó su mejor partido de la temporada<strong> para sellar el pase a las semifinales</strong>, donde ya espera el Madrid. Y <strong>orgullo </strong>porque es lo único que pueden sentir <strong>los seguidores del equipo tinerfeño por la enorme serie que han hecho</strong>, a pesar de las bajas. Y una tercera palabra: Clásico, que es lo que nos espera a partir de la semana que viene. Tres como mínimo…

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *