Las rivalidades hacen grande al deporte. Cristiano Ronaldo contra Messi; Magic Johnson contra Larry Bird. Salvando las distancias, en el baloncesto universitario femenino estadounidense se ha creado en los últimos dos años un enfrentamiento de talento, calidad y personalidad. De un lado, Caitlin Clark, la máxima anotadora universitaria de la historia, al frente de Iowa. Del otro, Angel Reese, dispuesta a asumir el papel de la villana frente a la heroína, revolucionando a Luisiana (LSU). Este lunes, Clark fue imparable y con 41 puntos, 12 asistencias y 7 rebotes, lideró su equipo hasta la victoria (94-87), con lo que deja fuera a las vigentes campeonas y se clasifica para las semifinales.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *