No se trata de solicitar condescendencia al<strong> Comité de Competición</strong>: la cuestión es demostrar de forma fehaciente, ejemplar, rotunda y sin titubeos que la<strong> lucha contra el racismo en el fútbol</strong> (y por extensión en toda la sociedad) es algo prioritario, indiscutible e innegociable.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *