Un equipo que se arrastra en el sexto puesto del camino al Mundial 2026. Un récord negativo: la primera derrota como local en las Eliminatorias Sudamericanas. Un director técnico nuevo, reconvertido a plan A de emergencia, tras la negativa del candidato principal. Una ausencia por lesión de su jugador-ícono de los últimos 10 años. Un jugador titular bajo investigación por apuestas. Un estilo de juego en reconstrucción, lejos de sus tiempos de brillo. Parece la presentación de un equipo condenado a la medianía en la Copa América 2024 pero se trata del candidato eterno, Brasil, el único pentacampeón del mundo y la selección más seductora de la historia.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *