El vestuario albanés es el reflejo de esa diáspora que sacudió al país en la última década del siglo pasado y la primera del presente. En la lista de elegidos por <strong>Sylvinho</strong> para esta Eurocopa, la segunda de los albaneses tras estrenarse en 2016, hay jugadores nacidos en nueve países: <strong>Albania (ocho), Suiza (cinco), Macedonia (tres), Kosovo (tres), Alemania (dos), Grecia (dos) y uno en Italia, Inglaterra y España.</strong> El caso español es de Iván Balliu, lateral del Rayo. Y las banderas serían diez, porque los kosovares nacieron antes de la declaración de independencia de Kosovo, 2008.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *