La remontada del <strong>Real Madrid</strong> frente al <strong>Almería</strong> en el <strong>Santiago Bernabeú</strong> se cimentó en el banquillo. <strong>La mala imagen mostrada en la primera parte</strong>, donde el conjunto blanco se derrumbaba en un marcador que reflejaba un 0-2, obligó a <strong>Carlo Ancelotti</strong> a tomar medidas drásticas para tratar de revertir la situación. <strong>Nacho, Mendy y Rodrygo</strong> se quedaron en la caseta para dar entrada a <strong>Brahim, Joselu y Fran García</strong>. Una frescura de piernas que acabó siendo clave para <strong>firmar los tres puntos en el en el 99′ tras un partido de locura en el VAR</strong>.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *