Jesé Rodríguez no se separa del teléfono. Ni cuando se entrena, muchos días en doble sesión, con el objetivo de subirse a un tren al que todavía puede subirse porque como él dice: «Me siento y siempre me sentiré futbolista». Así lo afirma a MARCA en el hotel Santa Catalina de Las Palmas, punto de encuentro de un deportista que quiere seguir haciendo lo que mejor sabe: Jugar al fútbol. Está líbre y deseando vestirse corto de nuevo.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *