No hay temporada de Fórmula 1 más cómoda de gestionar para el brazo deportivo de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) que aquella en la que manda un equipo y a poder ser el mismo piloto, bien sea este Lewis Hamilton, coronado seis veces de siete posibles entre 2014 y 2020, o Max Verstappen, que ha arrasado los dos últimos cursos subido a su Red Bull, señalado como el monoplaza más dominante de la historia del certamen. El problema es cuando las trayectorias de dos corredores se cruzan porque el rendimiento de sus bólidos se empareja. Eso ocurrió entre el holandés y el británico en 2021, que dio uno de los desenlaces más explosivos de siempre, y por ese camino va el presente ejercicio, en el que McLaren ha emergido como una amenaza muy seria para la marca del búfalo rojo. Después de varios sustos de Lando Norris, con el triunfo en Miami como momento más estelar, el incidente entre el estilete de los de Woking y Mad Max, el domingo pasado en Austria, anticipa un Gran Premio de Gran Bretaña, este domingo (16:00 horas, Dazn), con un voltaje disparado. Los dos compartirán la segunda línea de la parrilla en Silverstone, liderada por George Russell, con Carlos Sainz el séptimo y Fernando Alonso, el décimo.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *