Acababa de comenzar el año 2009 cuando Frederick Kanouté marcó un gol y levantó su camiseta del Sevilla para descubrir otra prenda negra con el lema Palestina escrito en letras blancas. No tardó mucho en ser sancionado por el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol: 3.000 euros de multa, concretamente. Una sanción “absolutamente desmesurada”. “Si siempre se aplicaran este tipo de sanciones, no podrían existir articulistas que dieran su opinión”, dijo entonces Pep Guardiola, enarbolando la bandera de la libertad de expresión, la única de todas las banderas que se les retira de vez en cuando a los futbolistas.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *