Rafael Nadal compareció este sábado ante los medios internacionales antes de su estreno en Roland Garros. El español, de 37 años, debutará el lunes contra el alemán Alexander Zverev, el número cuatro del mundo, en la que podría ser su última participación en el grande francés, que ha conquistado en 14 ocasiones. El mallorquín atendió a los periodistas hacia la una y media, después de completar el entrenamiento matinal en la Pista Suzanne Lenglen —la segunda más grande del recinto— con el joven danés Holger Rune. Lo hizo en medio de una gran expectación, en una sala de prensa en la que no cabía un alfiler. Vuelve Nadal sonriente (de azul y bronceado) tras la ausencia del año pasado y en medio de una edición de lo más abierta, sin un candidato claro al título en el cuadro masculino y con él acaparando todos los focos. Llegue más o menos lejos, él es el epicentro de este torneo con aroma a última vez. O quizá no, matiza con tono enigmático.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *