Un <strong><strong>Kroos</strong></strong> nunca visto protagonizó el <strong>accidentado comienzo</strong> de partido entre España y Alemania. <strong>Seis minutos de furia</strong> del alemán con tres faltas consecutivas, <strong>dos de ellas durísimas</strong>, que le pudieron <strong>costar la expulsión</strong> a las primeras de cambio. Sin embargo, no vio amarilla por ninguna de la dos.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *