Rebobina Carlos Alcaraz hacia el pasado tras un set de emociones fuertes en el que Aleksandar Vukic, rebelado contra el mal destino que le espera, le ha puesto las cosas muy difíciles pero no ha logrado embocar. Después de voltear un 5-2 adverso en la primera manga (5-6) y de haber conseguido recortar de manera considerable la renta que había obtenido el español en el desempate, del 5-1 al 5-4, el australiano recibe un severo bofetón que le despacha del torneo y que conduce al murciano al duelo en la tercera ronda contra el estadounidense Frances Tiafoe, al que doblegó en aquel estupendo trazado de hace dos años que le concedió su primer grande en el US Open. Pero esos, dice Carlitos en la sala de conferencias de Wimbledon, eran otros tiempos. Él todavía no se había coronado como número uno ni tampoco había conquistado Nueva York, París ni la propia Londres. Se avecinaba el estallido.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *