El viaje de Francia en la Eurocopa de Alemania ha discurrido entremezclado con una campaña electoral en su país en la que la extrema derecha se asomó a la victoria con postulados que atacaban de manera directa al corazón de un equipo que ha hecho de la multiculturalidad una seña de identidad. Tampoco es la primera vez que los futbolistas franceses deciden enfrentarse a la familia Le Pen: lo hizo Didier Deschamps en los 90 con Jean-Marie, el fundador del Frente Nacional, y Zinedine Zidane hace siete años con su hija y sucesora, Marine.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *