Mason Greenwood ha encontrado en el Getafe lo que buscaba. El jugador inglés sabía que le debía una al fútbol, pero antes debía encontrar <strong>un entorno favorable</strong> para empezar a pagar esa deuda. El club azul apostó fuerte, pero la ocasión lo merecía. La cesión se cerró a minutos de que el telón del mercado cayera de manera definitiva. Se apuró al máximo con tal de recuperar a<strong> un talento que parecía perdido</strong> por causas extra deportivas.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *