Al Baskonia no le dio para ganar en la tórrida cancha del Partizan en Belgrado. Siempre a remolque, no demasiado lejos, pero casi nunca muy cerca, el equipo vitoriano dio un paso atrás en sus aspiraciones a meterse entre los mejores. Además, en los últimos minutos perdió a Sedekerskis, que después de haber salido lastimado en el primer tiempo, reapareció a falta de cinco minutos, y en una bandeja que anotó, después de un contragolpe, cayó sobre su pierna izquierda y se resintió de la dolencia previa con evidentes signos de dolor.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *