Tras la emoción de la primer crono, prometía batalla el día. Trazado ondulado con cinco cotas, una de ellas de tercera, y un ambiente a clásica que debería haber propiciado una batalla sin cuartel bajo la lluvía que regó de manera intermitente el recorrido. No fue el caso.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *