El cuadro que presentó el Madrid ante el Atlético hubiera causado espasmos en la grada del Bernabéu hace solo un año y medio. Sin Courtois y bajo palos un portero (Lunin) que en noviembre seguía cubierto en Valdebebas por un denso manto de desconfianza. Carvajal, central titular por primera vez en su carrera debido a las ausencias de Militão, Alaba (ambos con roturas de cruzado), Rüdiger y el remiendo de Tchouameni. Un único central sano en la plantilla (Nacho). El principal referente ofensivo, Vinicius, retirado por lesión en el calentamiento (12º partido que se pierde), y Brahim como gran agitador de un ataque que en verano pasó de Benzema al cedido Joselu.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *