<strong>Luis de la Fuente</strong> ya tiene toda la información de cara al corte de los 24 que debe entregar a la UEFA el viernes a más tardar. El partido ante Andorra servía para poco más que estirar las piernas y rezar para que no hubiera lesiones. Formaba parte de la ruta marcada de entrenamientos y como tal había que tomárselo. Ni para alharacas ni hecatombes. Para las dos cosas ya habrá tiempos y escenarios adecuados. Acabó con goleada, lógica y buena. Pero hasta ahí.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *