Llevaba todo el <strong>Giro</strong> esperando a poder disputar la etapa reina de esta ‘Corsa Rosa’. Todos confiaban en que el gran líder, <strong>Tadej Pogacar,</strong> hiciera una de sus exhibiciones ataviado de rosa. Aguardaba un trazado endemoniado hasta para los más fuertes: 222 kilómetros, 5.400 metros de desnivel y cinco puertos exigentes incluidos el famoso Mortirolo (12,6km al 7,6%), aunque asomando por su vertiente menos diabólica.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *