Luis Rubiales, expresidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), investigado por un supuesto delito de corrupción en los negocios, administración desleal, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, ya está en España. Ha sido detenido a su llegada al aeropuerto de Barajas, en Madrid, este miércoles por la mañana y se ha negado a prestar declaración ante la Guardia Civil. Solo unas horas antes, cuando todavía se encontraba en la República Dominicana, país al que viajó en marzo y donde, asegura, intentaba hacer negocios para buscarse la vida, atendió al equipo de El Objetivo, de La Sexta. En la entrevista, en el tono chulesco y retador que acostumbra, lo niega casi todo. Y muy especialmente que se haya enriquecido ilegalmente, como intuye la Guardia Civil, que inició la investigación en colaboración con la Fiscalía Anticorrupción, desde su cargo de máximo mandatario de la RFEF. “He ido como imputado y como acusado y no he hecho nada mal, no me he llevado una mordida en la vida”.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *