<strong>Charles Leclerc </strong>cumplió el pronóstico, algo harto complicado en Mónaco, un escenario en el que <strong>el incidente, el toque o el tráfico </strong>acecha detrás de cada esquina. El piloto nacido en Montecarlo <strong>se llevó la pole 24, la tercera en el GP de Mónaco, tras las de 2021 y 2022 </strong>y este domingo (15.00) intentará <strong>romper un maleficio que se prolonga en los últimos años. Nunca ha recogido el trofeo de ganador</strong> de manos del Príncipe Alberto y quiere que mañana sea el día.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *