El Consejo de la FIFA ha anunciado este viernes los cambios que aprobó a mediados de mayo en su reunión en Bangkok, la capital de Tailandia, para ampliar la protección a las futbolistas que se queden embarazadas y a las que no son las madres gestantes. El órgano que rige el fútbol mundial ha extendido a las entrenadoras —las jugadoras ya lo tenían— el derecho a una baja por maternidad con un periodo de descanso laboral retribuido de 14 semanas como mínimo. También ha dado luz verde a que las deportistas y técnicas que no sean las madres biológicas tengan un permiso pagado de ocho semanas. La disposición, que modifica el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RSTP, en sus siglas en inglés), establece unos criterios mínimos a los que se tienen que acoger las federaciones que forman parte de la FIFA. Por tanto, se trata de un paraguas normativo que los propios países pueden ampliar para dotar de mayor protección a las deportistas en su trabajo.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *