João Félix comenzó la temporada presentándose encapuchado en la concentración del Atlético de Madrid de Los Ángeles de San Rafael para evitar que los redactores gráficos pudieran captar su rostro. Había una gran expectación por ver su reencuentro con Diego Pablo Simeone tras los mensajes que se habían cruzado sobre el juego del Atlético durante su cesión al Chelsea. La imagen se repitió a su salida del Volksparkstadion de Hamburgo, después de fallar el penalti que supuso la eliminación de Portugal de los cuartos de final de la Eurocopa. El curso del atacante portugués no ha hecho más que pronunciar una caída libre que parece no tener fondo.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *