Katinka Hosszú había dado a luz a su hija Camilia en agosto de 2023. Madre por primera vez a los 35 años, reformulaba su vida. Se encontraba pesada y fuera de forma cuando visitó Lanzarote para rodar un anuncio promocional para Turismo de Canarias y Eurosport, la cadena en la que proyectaba comentar el campeonato olímpico de natación de los Juegos de París del próximo verano. Entonces cambió de planes. La costa agreste del norte de la isla, el horizonte brillante de calderas y volcanes muertos, y el clima subtropical, la invitaron a la aventura. “No estaba segura de volver a competir”, dice. “¡En absoluto! Pero cuando descubrí este lugar pensé: ‘Nadar bajo el sol es lo mejor que me puede pasar’. Llevo desde diciembre entrenándome. Ahora mi meta es clasificarme para París”.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *