El Real Madrid sabe que tiene un límite y lo va a respetar. El club blanco, además de buscar el éxito deportivo, pone como objetivo prioritario aquello de no poner en peligro el futuro económico de la institución y mantener un mínimo orden en el vestuario, es decir, que nadie esté por encima del grupo o por lo menos en una situación que pueda romper la armonía del equipo.<a href=»https://www.marca.com/futbol/real-madrid/2018/07/07/5b3fa4d5e5fdea352a8b4649.html»><strong> Ni Kylian Mbappé ni ningún otro escapa a esta norma</strong></a>. Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos y otros muchos pueden dar buena fe de ello.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *