“Tanto en la vida como en el fútbol, Iñaki me ha abierto muchos caminos. No solo a mí, también a gente de raza negra”. La afirmación lleva el sello de Nico Williams (Pamplona, 21 años), una de las sensaciones de la Eurocopa. Habla de su hermano: Iñaki (Bilbao, 30). “Mi historia ya la conocéis”, recordaba Iñaki, en el acto del año pasado en el que se le otorgó la insignia de embajadora del Athletic a su madre. Félix Williams y María Arthuer, originarios de Ghana, desafiaron el desierto del Sáhara hasta cruzar la valla de Melilla. Buscaban un futuro mejor; o simplemente un futuro. Era 1994 y María estaba embarazada. Meses más tarde, en Bilbao, nació Iñaki, que lleva ese nombre en homenaje a Iñaki Mardones, el cura que ayudó a la pareja a asentarse en el País Vasco. 21 años más tarde, Iñaki se convertía en el primer jugador negro en marcar con la camiseta del Athletic.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *