<strong>Francia </strong>buscaba una reacción ante Polonia dado que se esfumaba la primera plaza. <strong>Deschamps daba entrada a Camavinga, Griezmann y Giroud</strong>. Sin embargo, el equipo no mejoró demasiado y para colmo el seleccionador deslizó<a href=»https://www.marca.com/futbol/eurocopa/2024/06/25/667b2764268e3e44798b4575.html»><strong> en la rueda de prensa</strong></a> que falta ese factor revulsivo que pueden aportar los cambios: <strong>»Podemos hacerlo mejor, pero no es para que se sientan culpables, porque nunca es fácil remontar», </strong>reconoció Deschamps, sin eludir la cuestión. «Algunos dirán que no marcamos a menudo la diferencia. En general, estamos por delante. Pero cuando vamos en busca de un resultado, no siempre ha tenido el efecto deseado. <strong>Podría haber sido mejor», apuntó.</strong>

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *