Luis de la Fuente, un buen hombre y un gran entrenador, se está liando muchísimo. Intenta justificar su ‘ignorancia’ a Brahim con argumentos poéticos. Con lo fácil, querido seleccionador, que era haber hecho esto.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *