Si la Copa América Estados Unidos 2024 cuenta entre sus activos primero con Lionel Messi y después con 16 selecciones, los 82.000 espectadores que llenaron el estadio MetLife de Nueva Jersey y los dirigentes de la Conmebol en sus cómodos palcos contuvieron la respiración cuando el 10 de Argentina comenzó a tocarse el aductor de la pierna derecha al promediar el primer tiempo. El partido entre los vigentes campeones del mundo y de América contra Chile, su verdugo en las finales continentales de 2015 y 2016, pasó a un segundo orden pese al triunfo 1-0 de la Albiceleste: Messi afuera del campo de juego, recibiendo frío y masajes en la zona lesionada de parte de los médicos argentinos, fue una imagen que pudo haber puesto en jaque a la Copa.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *