<strong>»Papá tiene que trabajar»</strong>, trató de explicar la mujer de <em>Nacho</em>, <strong>María Cortés</strong>, <em>su mayor apoyo en lo personal y en lo profesional</em>, a su hijo cuando <strong>buscaba que su padre le prestase atención</strong> durante el entrenamiento del <strong>Real Madrid</strong> sobre el césped de <strong>Wembley</strong>. <strong>»¿Quéééééé?»</strong>, respondió de manera graciosa el capitán blanco delante de todos sus compañeros. <strong>Las risas se trasladaron del terreno de juego a la grada</strong>, más familiar y especial que nunca, que acompañó a los hombres de <strong>Carlo Ancelotti</strong> en la previa más importante del año.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *