No tienen tiempo que perder. <strong>El GP de Canadá fue un aviso para Ferrari.</strong> Venían con la confianza por las nubes después de su victoria en Mónaco y con la etiqueta de ser uno de los favoritos para repetir triunfo o, al menos, estar arriba. Pero, nunca mejor dicho, la lluvia fue <strong>un jarro de agua fría para el equipo italiano, que quiere solucionar el problema cuanto antes.</strong>

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *