Con empate a uno, desesperado porque se le escapaba la posibilidad de acudir este domingo al Bernabéu con posibilidades de meterse en la pelea por la Liga, el Atlético encontró el gol salvador en el descuento en una acción que puso de relieve la trascendencia de Griezmann. El galo ganó un balón aéreo en un salto en clara desventaja con su marcador y enroscó un centro que empujó un Memphis oportuno. Un tanto salvador que derrotó a un buen y competitivo Rayo. En muchos tramos fue mejor el equipo de Francisco, expulsado por pedir airadamente falta en el salto de Griezmann. No se sintió cómodo nunca el Atlético. Encontró ese gol porque igual que no estuvo fino para hilar juego, si tuvo poso y paciencia para que apareciera esa jugada ganadora. Lo pasó mal el Atlético ante un equipo que expuso por qué le arañó un punto al Madrid en Chamartín y otro a la Real en Anoeta. Le hizo sudar tinta a los rojiblancos.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *