A sus más de 70 años, José Antonio Muñoz no hace ya las virguerías que ensayaba sobre un monopatín cuando era adolescente, pero, cada vez que viaja a una competición, sus hijos le piden que afloje un poco y que asuma los límites que le va imponiendo la edad. En su memoria guarda las bajadas por la madrileña calle de la Academia —que va desde el Retiro hasta el Museo del Prado— haciendo el pino sobre su tabla y sorteando conos. “Ahora la tengo que bajar con los pies sobre el patín y me acojono un poco. Mi cuerpo ya reacciona de otra forma”, dice. Claro que, de aquella, llegaba un domingo a las nueve de la mañana y se ponía a estirar y hacer ejercicios preparatorios. Ahora se sube directamente al skate. La tienda le quitó mucho tiempo de entrenamiento. Porque Muñoz abrió en 1975 Caribbean, tienda pionera en la venta de monopatines en España y en la de tablas de surf en Madrid, que se convirtió también en una primera parada en el país para nuevas marcas y prendas y que, incluso, ha desarrollado su propia línea de productos.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *