Luka <strong>Doncic no va a parar hasta que lo consiga.</strong> Está empeñado en buscar hacer historia y llegar a su primera Final de la NBA. <strong>Da igual que su cuerpo esté al límite. Da igual lo que le digan. «Tiene que descansar, el cuerpo no puede más», reclamó Charles Barkley.</strong> Pero Doncic es un titán y volvió a hacerlo para poner el 3-0 ante los Minnesota Timberwolves tras un partidazo (116-107). De esos que ganan los más grandes. <strong>Y el esloveno, en una lección circense y mágica, se aplicó el cuento. Una alegría para el Real Madrid tras el varapalo de Berlín.</strong>

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *