La convocatoria de Nico Williams por parte de Ernesto Valverde era para despistar, un trampantojo. Parecía muy claro que el menor de la saga no estaba para muchos trotes después de que tuviera que retirarse lesionado el pasado viernes frente al Mallorca, pero Simeone pareció morder el anzuelo que le lanzó su colega. El martes apuntó en la rueda de prensa que creía que jugarían los dos hermanos y en la cita sobre el verde situó a Reinildo, que la temporada pasada se convirtió en el eficaz secante del internacional por España.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *