Carlo Ancelotti entró en la sala de prensa todavía caliente por la amonestación recibida tras el silbatazo final. Solo terminar el encuentro, el entrenador italiano protestó ante De Burgos Bengoetxea por la inactividad del VAR en la acción de un posible penalti sobre Brahim Díaz y por la tarjeta amarilla mostrada en el último minuto del partido a Tchouameni, que hace que el francés se pierda el derbi del domingo ante el Atlético de Madrid. “Saca tarjeta, pero no pita penalti”, exclamó molesto el técnico en su primera respuesta ante los micrófonos.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *