Ya se sabe que la sonrisa es el mejor indicativo de cómo está Carlos Alcaraz, y en los últimos tiempos no abunda cuando el tenista está sobre la pista. “¡Positivo! ¡A disfrutar, que se te note!”, le profiere desde el box su preparador, Juan Carlos Ferrero, cuando detecta que la actitud del murciano flaquea y que de no rectificar a tiempo, puede terminar metido en un buen lío. Insospechada la situación. Jesper de Jong, el 175º del mundo, tan solo ha jugado ocho partidos en el circuito de la ATP, tres sobre tierra, y procede de la fase previa del torneo. Sin embargo, pleitea sin parar y el duelo (6-3, 6-4, 2-6 y 6-2, en 3h 09m) termina dilucidándose a bandazos, a la fuerza, cuando la lógica decanta a favor del español, que ha pasado un mal rato en el tercer parcial y el inicio del cuarto. Cinco veces ha entregado el saque, 47 errores refleja la tarjeta; 26 con la derecha.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *